La primera imagen que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en agricultura es un campo y un agricultor. Sin embargo, la industria está en constante cambio y la innovación es una parte importante para seguir avanzando en un sector tan dinámico como lo es la agricultura.

Una empresa serbia, Salt & Water, especializada en arquitectura y diseño de yates, desarrolló un invernadero flotante diseñado para ser anclado en un pequeño puerto de Belgrado, Serbia.

En Portalfruticola.com, contactamos con Branka Malenica, Relaciones Públicas de la empresa, quien nos explicó el funcionamiento de este original modelo piloto de invernadero flotante.

A pesar de que el invernadero no tiene una unidad de motor, éste es capaz de producir su propia energía a través de dos paneles solares que se colocan en la terraza (el lugar central de la barcaza) y cuatro molinos de viento en el techo.

La energía que auto produce el invernadero, se utiliza para proporcionar iluminación y electricidad para la pequeña oficina/sala de aprendizaje situada en el interior.

“Dado que la barcaza es auto-sostenible, no hay necesidad de ningún otro tipo de suministro de energía además de la energía que la barcaza produce a sí misma”, explicó Malenica.

Los paneles solares son colocados en la terraza porque la barcaza puede moverse y, por lo tanto, los paneles siempre se pueden orientar hacia el sol.

“Por otra parte, el invernadero o barcaza, está abierto al público y tiene un propósito educativo. Es muy útil disponer de los paneles colocados allí, ya que los visitantes pueden ver por sí mismos cómo la tecnología solar funciona realmente”, señaló.

Esta eco-barcaza fue diseñada como un lugar donde los ciudadanos de Belgrado pueden familiarizarse con jardines verticales, tipos especiales de sistemas de riego y formas alternativas de cultivo de alimentos orgánicos, en zonas urbanas con espacio, por lo general limitado. Este proyecto también está diseñado como un lugar para diversos talleres educativos, donde la gente puede aprender todo de primera mano.

“Creemos que los proyectos sostenibles y ecológicos como éste pueden generar un fuerte impacto ambiental en áreas urbanas ocupadas”.

Según indicó Branka Malenica, este proyecto fue desarrollado en colaboración con biólogos que tenían experiencia previa con jardinería vertical. Básicamente, todo tipo de plantas y vegetales que pueden ser cultivadas verticalmente también podrían ser cultivados en este invernadero.

Sin dudas, una excelente opción para grandes ciudades colapsadas y sin espacio para producir algo fundamental para la vida humana, como son los alimentos.

Fuente : www.portalfruticola.com