Los senadores cristinistas se le plantan a Pichetto y repudian los despidos de Michetti

Política 07 de enero Por
El rionegrino avaló a la vice y 15 de sus senadores aclararon que no están de acuerdo. La interna que se viene.

El despido de 2035 empleados del Senado abrió la interna en el bloque del Frente para la Victoria, donde 15 de sus 40 miembros rechazaron la medida aún cuando había sido avalada por Miguel Pichetto.

Los rebeldes provienen de La Cámpora y del kirchnerismo duro y por primera vez dejaron la marca con un comunicado que los diferencia de sus autoridades y abre un camino incierto para la bancada.

Como adelantó LPO, este grupo tampoco está dispuesto a avalar a Carlos Rosenkrantz como juez de la Corte Suprema, por ser uno de los abogados de Clarín.

Pero los despidos marcaron el primero punto de conflicto con Pichetto, quien no sólo los respaldó en la reunión de jefes de bloque de hace dos semanas, sino que ratificó su postura ante una consulta del diario Clarín, un pecado para el kirchnerismo duro.

La respuesta no tardó en llegar. “Desde el Frente para la Victoria rechazamos lisa y llanamente que se nos consultara respecto del despido masivo de cientos de trabajadores y queremos reafirmar que no estamos de acuerdo con la medida adoptada”, señaló el comunicado.

Los 15 firmantes son los chaqueños Eduardo Aguilar y María Piatti (ligados a Jorge Capitanich), las riojanas Hilda Aguirre y Teresita Luna, las santacruceñas María Ester Labado y Virginia García (cuñada de Máximo Kirchner), el fueguino Julio Catalán Magni, la jujeña Liliana Fellner, el sanjuanino Ruperto Godoy, la entrerriana Sigrid Kanuth, el puntano Daniel Pérsico y los camporistas Ana Almirón (Corrientes), Anabel Fernández Sagasti (Mendoza) y María de los Ángeles Sacnum (Santa Fe).

La pasividad de Pichetto ante Michetti es un arrastre de la mala relación que tuvo con Amado Boudou, artífice de la mayoría de los nombramientos en complicidad con el jefe de la Asociación de Personal Legislativo (APL), Norberto Di Próspero. Pero le abrió un frente interno que deberá atender.

El rionegrino tendrá un rol clave en la revisión de esos despidos, porque uno de los miembros de la Comisión evaluadora creada por Michetti es el prosecretario administrativo, Mario Daniele, su ladero para cuestiones de papeles.

Hace tres años La Cámpora quiso reemplazarlo por Sabino Vaca Narvaja, pero Pichetto se resistió y consoló a la agrupación de Máximo Kirchner ubicándolo en la intranscendente secretaría de coordinación operativa. Sabino no protestó y logró la planta permanente en el Senado. Pero Michetti y lo echó y ahora su futuro depende de Daniele.

Te puede interesar