Se suma un gremio clave de la CGT a la resistencia contra los despidos del Senado

Política 07 de enero Por
Lo adelantó Andrés Rodríguez, titular del gremio de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), que calificó hoy como "una barbaridad" las bajas de contratos que impulsa el macrismo. Evalúan hacer una movilización

Las sucesión de noticias sobre los despidos que comenzaron a aplicarse en diversas áreas del Estado povocaron la reacción del gremio que nuclea a los empleados públicos: el líder de UPCN avisó que irán a la Justicia para ponerle freno a la ola de cesantías que promueve el gobierno nacional.

El titular del gremio que nuclea al personal civil de la Nación, Andrés Rodríguez, adelantó que aún están "evaluando las medidas" que van a tomar, pero reveló que internamente ya analizan "hacer las presentaciones judiciales que correspondan" para frenar las bajas de miles de trabajadores estatales.

En ese sentido, el sindicalista apuntó que evalúan movilizarse y van a "generar una mecánica de alerta y de movilización" del gremio porque "no se puede dejar a la gente en la calle de buenas a primeras".

En diálogo con radio Del Plata, el líder de UPCN sostuvo que "hay mucha preocupación" entre los trabajadores públicos por su futuro laboral: describió que se "está comenzando a ver caducidad de contratos" y eso es "realmente una barbaridad porque no se ha evaluado nada".

"Lo que había establecido el Gobierno era un decreto que prorrogaba los contratos que vencían el 31 de diciembre por tres meses para controlar y evaluar cada caso, y esto ni siquiera se está cumpliendo", se quejó el referente sindical.

"Sin embargo -apuntó- no existe ninguna realidad que determina una revisión seria, responsable y evaluación como corresponde" de los contratos de los trabajadores por parte del Gobierno.

Al respecto, Rodríguez sostuvo que sólo existe "una minoría" de empleados públicos que no trabajan y remarcó que el Estado tiene "normas y reglamentaciones que castigan a personas que no cumplen con sus deberes".

Finalmente, el sindicalista consideró que decir que los empleados públicos "son vagos o ñoquis, es una falta de respeto hacia el trabajador", por lo que concluyó que "no se puede generalizar ni masificar de esta manera".

Te puede interesar