Inseguridad vial: La fatalidad toca nuestras puertas.

Termas de Rio Hondo 17/04/2016
El problema de los accidentes de tránsito es de una gravedad tal que no se explica la falta de conciencia y de reacción de la comunidad. Frente a nuestra vista mueren miles de personas al año sin que ello sea suficiente como para originar una respuesta decisiva. Los accidentes viales, con sus muertos, sus inválidos y sus familias destruidas, configuran a esta altura una forma de lento suicidio de la población. Como si estuviéramos, día tras día, jugando a la ruleta rusa.
Ver galería
1 / 2 - accidente TRH - Daños ocasionados a la propiedad publica

Son muchas las causas concurrentes para que exista un accidente de tránsito: se trata de una terminal en la que culminan numerosas formas de irresponsabilidad. Pero no podemos demorar más la reversión de dos factores esenciales que originan esta tragedia: la ausencia de una política de Estado y la desaprensión absoluta de la población.

La situación que aqueja a la población de Termas de Rio Hondo no es la excepción. La desaprensión por los valores morales, culturales y el respeto a la familia, muestra que día a día los padres no toman consciencia del riesgo al que someten a sus hijos y familiares cuando llevan en una moto a tres chicos o personas sin ninguna medida de protección.

Otro problema, es la gran cantidad de accidentes automovilísticos por excesos de velocidad, donde sus ocupantes poseen grandes dosis de alcohol en sangre.

En definitiva, Termas de Rio Hondo no es la excepción a la regla, no obstante es momento para que la población tome consciencia del riesgo que supone manejar en estado de ebriedad, y que la justicia obligue a los seguros a reponer todos los gastos materiales ocasionados por casos de negligencia al volante cuando destrozan propiedad publica.

NGN

Te puede interesar